viernes, 30 de octubre de 2015

La deficiente elaboración de las leyes

Estamos a unos horas de que concluya la LX Legislatura del Congreso del Estado de Jalisco,  y a pesar de sus claro-obscuros, pasará con mejor evaluación que las últimas  tres  legislaturas que le antecedieron, el logro más importante es haber sanado las finanzas del Poder Legislativo, aclarando que esto no hubiera sido posible sin la condonación de impuestos por parte del SAT  y al apoyo del Ejecutivo del Estado. 

Legislaturas van y vienen, todas tienen algo en común, la deficiente elaboración de las leyes,  a veces nuestros diputados se ponen de acuerdo para redactar  los ordenamientos a aprobar, de tal forma que contengan una interpretación a modo y con ello favorecer ciertos intereses o grupos, y  lo más común es la elaboración de leyes innecesarias por carecer de algún beneficio social, pareciera como si esto obedeciera a un afán de protagonismo de los legisladores, ocasionando la antinomia entre dos leyes por su duplicidad y/o  por su contradicción en sus textos. 

Otro ejemplo de las leyes mal  redactadas, que son bastantes, es por una deficiente aplicación de morfosintaxis y sobre todo de incumplir las reglas básicas de ortografía.

Para elaborar leyes y textos legislativos no solamente se ocupa de investigadores y expertos que tengan conocimientos sobre los temas a tratar, es decir, la materia de estudio es lo más importante, pero si esto no se encuentra plasmado de forma correcta, es  como si se invirtiera mucho tiempo en investigación, para finalmente tirar todo un conjunto de hojas al cesto de la basura.

La redacción es parte esencial de la técnica legislativa, de nada sirve formar investigadores, pero,  que en muchos casos,  debido a una deficiente preparación durante sus estudios, desconocen  de las reglas y características que debe de contener cualquier tipo de redacción, el problema no es menor y se tiene que plantear una solución.

El hablar de redacción, conlleva el conocimiento sobre el tema a tratar,  las reglas de ortografía,  semántica y morfosintaxis, la correcta aplicación de los signos de puntuación,  preposiciones y del gerundio, y sobre todo una adecuada estructuración   del texto, para que contenga orden, claridad y coherencia.

Si la LXI Legislatura quiere salir con una muy buena evaluación, deberá de limpiar el desorden legislativo para lograr la armonización de todos los ordenamientos, evitar la diarrea legislativa y proponer leyes que verdaderamente sirvan a la sociedad (pocas pero de calidad),  y capacitar a  sus abogados e investigadores que intervienen en la elaboración de leyes, esa es la mejor inversión que el poder legislativo puede hacer, capacitar al personal, incluyendo la colaboración de universidades publicas y privadas en esta tarea, y con ello, exigir resultados a los cientos de empleados que laboran durante cada legislatura, sobre todo si consideramos que la mayoría del personal adscrito a las áreas que intervienen en el proceso legislativo perciben sueldos demasiado atractivos.      




2 comentarios:

  1. Desafortunadamente así es estimado Colega, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamentable abogado, el Congreso de Jalisco ocupa el último lugar en productividad y sesiones por año, ojala y cambie esta situación, saludos amigo.

      Eliminar